Conocimientos pasajeros y eternos

nuoasdhgouvah

Es inherente al ser humano bajar a los abismos de lo ignoto para vencerlos y volar con la libertad del conocimiento.
Cada nuevo descubrimiento lleva parejo una serie de regiones desconocidas. El desconocimiento es infinito como lo es el Universo. Es plausible, lícito y honrado admitir que nunca vamos a conocer todo, porque en el momento que lo conociéramos todo perderíamos nuestra esencia de seres limitados.
La Creación no es más que una metáfora de los que no queda por descifrar. La propia inflación cósmica (el universo se expande a 7km/s) nos sugiere que estamos ante algo que se nos escapa de nuestras posibilidades. Con nuestros 80 años de vidas, nuestros 60.000 pensamientos diarios tenemos una aventura inigualable, como ya destacaron los clásicos: “la aventura del saber”.
Desde joven me atrajo la relación entre fe y razón, después la sociología, recientemente el transhumanismo y la teoría general de sistemas… A continuación, quiero centrarme en un vehículo transversal de todo conocimiento: las humanidades.
Las humanidades se caracterizan por ser clásicas, imperecederas: no hace “mella” en ellas el paso del tiempo. En cambio, las ciencias están en continua evolución, su verdad es relativa, algo demostrado por el insigne Karl Popper y su majestuosa teoría del falsacionismo. Baste recordar las múltiples teorías del átomo o del funcionamiento del universo a lo largo del Siglo XX.
Aunar la “teoría de la relatividad” y la “mecánica cuántica” es la –piedra filosofal- que pretenden múltiples científicos, liderados por Hawkings, para desmontar las contradicciones que hay entre ambas corrientes.
Desde la Revolución Industrial hay una lucha incesante por desterrar el campo del espíritu, del alma, de los sentimientos. Somos “robots”, fríos, a los que sólo importa el resultado, la experimentalización de la ciencia en los últimos 150 años es sólo una característica más del mundo desnortado en el que nos encontramos.

En mi país, se habla mucho de libertades, de la mejor época contemporánea pero de media tenemos: 10 suicidios al día, 1 de cada 4 personas pasa hambre, más del 70% de las parejas se separan, hay un 50% de paro entre la juventud…
Las ciencias ayudan a comprender mejor el mundo pero necesitamos saber antes quiénes somos. La ciencia nos muestra el marco pero no el cuadro. Las ciencias necesitan de las humanidades para hacerse preguntan que son y serán eternas, las dos no sólo no son incompatibles sino que se necesitan entre sí para seguir avanzando en el mundo del conocimiento.
Como señala Wilson en su libro “The meaning of Human Existence”, si un extraterrestre llegase a la tierra, ¿qué es lo que realmente tendrías que aprender de la raza humana? Llega a la conclusión, después de una reflexión, que no sería el último invento tecnológico, ni la potencia del nuevo modelo de avión o coche. Lo que podría aprender es lo que nos distingue como hombres: la historia, nuestra lengua, nuestra cultura, costumbres y nuestra forma de entender el mundo (ética).
Juntos el camino hacia la verdad es más fácil, por separado: imposible.

 

Anuncios

De colores

14

Cuando las circunstancias vitales te sonríen, cuando hay música de fondo, cuando todos señalan los arcoíris diarios pero…

Tú, tras numerosas revisiones oftalmológicas, y aún llevando gafas, sólo ves en -blanco y negro- temo decirte querido amigo que no hay solución: sólo aceptar tu patología.

Me dijiste que te conformas con recordar el azul añil celeste que un día soñaste. Te pregunté cómo conoces el añil si nunca lo has visto y me diste una respuesta que nunca he olvidado.

“Los sueños los creó Dios para que los ciegos vean, los sordos oigan, los mudos hablen y los enfermos del alma veamos los colores de la vida”.

Héroes de nuestra intrahistoria

afgq

Este año les he vuelto a explicar a mis alumnos de 2º Bachiller la importancia de “Castilla” de Azorín y sus héroes anónimos a través de la –intrahistoria-, la importancia de lo ordinario.
El jueves conocí a una de ellas. Sevilla, mediodía, más de 30 grados.
Mi mujer en Mercadona, yo paseo a mi hija mientras se queda dormida.

Aparece a lo lejos una señora mayor con un carricoche, el niño llora desesperadamente, le ofrezco ayuda… Se sienta, le da un biberón y lo duerme mientras le canta con una voz desgarrada algo mágico. Le pregunté si eran sevillanas, me dijo que eran nanas. Me acordé de las de Miguel Hernández y sus –Nanas de la Cebolla-. Momento sublime.

Cuando su nieto estaba ya calmado, le pregunto por una deformación visible que tenía el niño en la oreja, se emociona y me habla del cáncer de su madre (su hija) que ahora está en el médico, el pronóstico no es bueno. Los médicos le recomendaron abortar, ya estaba enferma cuando se quedó embarazada, pero ella quiso seguir adelante.
Y llegó mi mujer y me tuve que ir. Allí se quedó María, heroína anónima, como tantas que no conocemos, que sacan adelante nuestro país y nunca saldrán en televisión.

De Sartre a Cataluña

jjr.jpg

La palabra “relativismo” es para muchos un palabrejo de curas transnochados, lectores trajeados del ABC, inmovilistas irracionales…

El relativismo es la consecuencia última del modernismo.

La causa no es otra que la falta de formación, entendiendo ésta el amor –ágape- por el estudio, la curiosidad intelectual.

Empieza confundiendo la libertad con la posibilidad de elegir. A mi coche de diésel no le echo gasolina y no porque no sea libre sino porque no soy imbécil, eso intento.

Después, viene que el hacer de la mayoría es lo correcto. En cambio, la norma está inscrita en nuestra interior. La conciencia no se puede apagar aunque seamos uno entre un millón.

También ha afectado al lenguaje, lo que nos constituye como humanos.

El significado es inherente a su significante. Si queremos cambiar una realidad o renovarla, creemos un vocablo para esa nueva existencia pero no forzamos el léxico.

La parte cómica la aportan los transhumanistas con su particular –resurreción de los muertos-.

Por último, la democracia está inserta en la ley y viceversa aunque nos empeñemos en que la democracia es todo en todo momento.

Acabo con Dostoievsky, el mayor conocedor del alma humana: “Dos y dos son cuatro. La naturaleza no te pide opinión. No le interesan tus preferencias ni si apruebas sus leyes. Tienes que aceptar la naturaleza tal y como es, con todas las consecuencias que ello implica”.

Test definitorio de la “falta de personalidad”

gew

  1. Ves “El Hormiguero”
  2. Te cae bien Risto Mejide.
  3. No votas en blanco.
  4. Criticas lo que critica la mayoría.
  5. Confundes “normal” con “frecuente”
  6. Tu hijo acude a 3 actividades extraescolares o más.
  7. Tienes 5 redes sociales o más.
  8. Sabes el nombre de 5 personajes de “Juego de Tronos”.
  9. Cambias la foto de perfil de wssap una vez por semana.
  10. Crees que la capital de Australia es “Sidney”.

 

J.S.T.

Etiología de la (des)unión española

avvf

No haber participado-sufrido una Guerra Mundial. Así de fácil.

Nuestro nulo patriotismo no debe compararse con el norteamericano, con el de una nación imberbe.

No lo vamos hacer con países orientales, con otras estructurales mentales; ni con nuestros hermanos latinos, aún en vías de desarrollo;ni por desgracia, con países africanos, que algunos son estados fallidos.

Las reacciones de Inglaterra y Alemania a los recientes atentados terroristas, fue un calco de cómo con unidad, “remontaron” el apocalipsis de sendas guerras mundiales.

Aunque quizás nuestros espejos son los países latinos: Italia lleva 63 primeros ministros en los últimos 70 años ¿y? Su economía va por delante de la nuestra… Ya sé que tiene más población.

Grecia ha superado una de las mayores catástrofes económicas de un país occidental. No hubo desbandada del pueblo heleno, permanecieron, esperaron a tiempos mejores…

España siempre estará partida, siempre habrá un clima prebélico, tendremos 7-8 millones de votos frente a otros tantos, irán tornándose y turnándose los partidos. Pero nos odiamos, permanecemos alejados de los esencial: “sólo anhelamos lo fundamental cuando lo perdemos”. Y esto, por muy duro que suene, hubiera quedado impregnado por generaciones en una Guerra Mundial.

Realidad poliédrica

wgwg

Con los años abandonas los extremismos, entiendes que entre el 0 y el infinito y el blanco y el negro se encuentra la humanidad, miles de millones de miradas “encircunstanciadas” en “cadaunadas” sólo entendibles en la individualidad de cada vida.

Este no es relativismo, cada hecho debe atenderse desde una mirada poliédrica aunque la realidad sea única, como la verdad pero la primera “encircunstanciación” que nos atrapa, es la de los sentidos, como ya predijo el bueno de Kant.

Habrá punto medio entre Huntington y Fukuyama, entre Einstein y Hawking, entre Leibniz y Newton, en el conflicto “De Auxilis”, hasta entre Al Gore y Trump y sus disputas con -El Cambio Climático-…

La realidad que se queda fuera de este diálogo es la irracionalidad, Ratzinger lo adelantó en Ratisbona en 2006 y lo -lincharon mediáticamente-.

Quien defiende lo irracional es consciente, no se puede negar la naturaleza humana. Nos quitarán todo pero no nuestra esencia.