Música (35)

Mi única forma de comunicarme contigo durante el Coronavirus está siendo a través de estas canciones. Las palabras se quedan cortas. La fotos y las videollamadas me arrancan un pedazo de mí que eres tú. Éste es el único modo en el que puedo paliar algo la “carne viva” en la que me encuentro día y noche.

Hablo contigo a través de estas letras. Me martiriza pensar los minutos, horas, días, semanas y meses que me estoy perdiendo de la mejor época de tu vida.

No encuentro sentido en nada. Me lo dan todo, pero cuanto más recibo, más vacío estoy.

Sólo tú podrás colmar esta ausencia infernal. El don de la paternidad es superior al de la vida, ya que aquél es -sine quae non- del segundo. La muerte o ausencia de tu hijo no te quita ese don, lo incrementa.

Te quiero, hija. Sigo adelante por ti.