Siempre nos quedará noviembre

IMG_7939 (2).jpg

Siempre lo dije, noviembre es mi mes predilecto.

Noviembre despeja todas las dudas, en noviembre nos mostramos tal cual somos, no hay máscaras que mostrar, ni nostalgias que nos sostengan, el verano desapareció, el invierno se incoa, y del mismo modo que los árboles de mudan de piel, nosotros -los humanos- nos tornamos inermes.

Con nuestras heridas arrastradas, las cicatrices se hacen más palpables y en esta travesía de 30 días afloran las grandes cuestiones que a lo largo de las cuatro estaciones hemos ido postergando.

Las bifurcaciones se presentan con la misma frecuencia que el marchitar de la hoja caduca, la fragilidad nos amedrenta. Es un mes para empezar o para acabar. Es un mes para ordenar. Me encanta noviembre.

Luego vendrá el colorido y los alumbrados navideños, más tarde las rebajas, y después carnaval, a continuación Semana Santa, para continuar con el azahar de mayo, vislumbrando ya los primeros baños del verano… Entre tanto ruido, sólo el silencio y la pausa de noviembre aquietan nuestras frenéticas vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s