De colores

14

Cuando las circunstancias vitales te sonríen, cuando hay música de fondo, cuando todos señalan los arcoíris diarios pero…

Tú, tras numerosas revisiones oftalmológicas, y aún llevando gafas, sólo ves en -blanco y negro- temo decirte querido amigo que no hay solución: sólo aceptar tu patología.

Me dijiste que te conformas con recordar el azul añil celeste que un día soñaste. Te pregunté cómo conoces el añil si nunca lo has visto y me diste una respuesta que nunca he olvidado.

“Los sueños los creó Dios para que los ciegos vean, los sordos oigan, los mudos hablen y los enfermos del alma veamos los colores de la vida”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s